¿Cómo ahorramos energía cuando hace frío?

mantas-personalizadas-para-ahorrar-energia

El consumo que se puede tener de la energía en cualquiera de los hogares es algo que puede contribuir en gran medida a la suma de gastos que en muchas ocasiones puede que sean insignificantes. Las mantas personalizadas son un gran elemento para ahorrar energía ademas de darle un toque de color y de personalizad a tu hogar.

Formas de ahorrar energía cuando hace frío

Ninguna persona va a quedar arruinada por colocar en pausa algún aparato, por subir solo dos grados a la calefacción, porque las ventanas se encuentren abiertas por mucho tiempo en los meses del invierno, ni tampoco por alguna corriente de aire que se llegue a colar por una ventana que no tenga aislamiento suficiente.

Sin embargo, al acumular cada pequeña fuga de energía es algo que puede representar un gasto importante en la factura de la luz.

Pensar un poco más en alguno de los usos a nivel doméstico y añadir ciertas prácticas que sean sostenibles son cosas que pueden ayudar a que las personas despilfarren, ahorrar mucha energía y también consiguen que la cuenta corriente tenga menos sufrimiento ante los posibles problemas de frío.

Por lo tanto, el día de hoy explicamos cómo se puede ahorrar energía cuando hace frío.

Que el sol siempre sea un aliado

Este sin la menor duda es el calor con mayor accesibilidad, mucho más barato y, a pesar  de que en los meses del otoño y del invierno no se derroche tanto, en el momento que el sol se encuentra en el cielo es necesario aprovechar su energía.

Sube un poco las persianas cuando se observa el brillo del sol en el cielo y después ciérralas bien en el momento que se pone para así conservar el calor que se encuentra acumulado, siendo este un truco bastante simple que puede contribuir a que el calor dentro del hogar no simplemente dependa de los recursos artificiales como por ejemplo lo es la calefacción.

Que los aparatos se encuentren a punto

Sin importar cuál sea la fuente de calor de forma artificial que uses en el hogar, se puede conseguir mucha más eficiencia si están en constante mantenimiento y tienen una correcta limpieza.

Limpiar los radiadores, que los filtros siempre se mantengan limpios, evitar que se interpongan las barreras como por ejemplo la ropa húmeda o los muebles frente a alguna fuente de calor, que los tubos al igual que las salidas de humo siempre se encuentren limpias, entre otras cosas.

Una regla bastante similar se debe seguir con cada uno de los electrodomésticos del hogar, como por ejemplo es el caso del frigorífico, que puede tener una mayor eficiencia cuando la parte de atrás siempre esté libre de polvo y que además la escarchar de su interior no llegue a superar los 2 mm de grosor.

Así mismo, este es un aparato que debe tener un correcto ajuste de la temperatura.

Mantener el termostato a raya

mantas calentitas

Estar en casa usando ropa específicamente de verano a causa del exceso de calor de la calefacción, además de ser bastante costoso y difícil de sostener, no es nada saludable ya que aumente demasiados grados la diferencia que existe entre el interior de la casa y el exterior, por lo que hará el cuerpo sea mucho más propenso a sufrir un resfriado al igual que alguna dolencia que se encuentre relacionada con las temperaturas frías.

Lo recomendable es que las personas estén lo suficientemente abrigadas en sus casas en esta época, y así mantener el termostato a un nivel que sea mucho más razonable que por lo general es una temperatura de entre unos 19 grados y unos 21 grados.

Ventanas y puertas correctamente aisladas

Siempre es importante evitar que el calor interno de la casa se llegue a escapar y es por eso que las puertas y en especial las ventanas se deben encontrar lo suficientemente aisladas.

Evitar que el aire se llegue a colar es una de las cosas que puede estar al alcance de cualquier bolsillo y para aquellas personas que no disponen de los cristales correctos al igual que de una estructura que se encuentra lo suficientemente sellada, siempre se puede escoger la alternativa de los conocidos burletes, que se trata de unos elementos que van en las holguras que tienen las puertas al igual que las ventanas que cumplen la función de evitar que se cuelen las corrientes de aire.

Con 10 minutos de ventilación es suficiente

De igual forma es importante que se evite el calor que se encuentre acumulado en el interior del hogar se llegue a escapar a través de las ventanas debido a la ventilación en una vivienda.

En el invierno es suficiente con ventilar solamente 10 minutos para así renovar el aire y que el ambiente no se encuentre tan cargado en el día. El momento perfecto para hacer esta tarea en el día es al medio día ya que la temperatura es mucho más elevada.

Barreras para el frío

Además de ofrecer un ambiente mucho más cálido, las alfombras se pueden convertirse en barreras para aislar un poco el frío que puede alojarse en el suelo y que además son de gran ayuda para que se mantenga el calor dentro de la vivienda.

Pero en los espacios cotidianos como lo es el salón, lo recomendable es colocar suficientes alfombrar en cada uno de los dormitorios ya que ofrecen un mayor confort al igual que calor al momento de que las personas procedan a levantarse de sus camas en determinados momentos del día o la noche.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*