Coaatm.es

El mejor sitio web de Articulos

Cómo funciona una evaluación quiropráctica

Cómo funciona una evaluación quiropráctica

Visitar un quiropráctico nunca está demás, ya que siempre es bueno preocuparse por la salud y el estado de nuestro cuerpo, así como de su correcto funcionamiento. Y qué mejor forma de hacerlo que optando por una evaluación quiropráctica.

¿Cómo saber si requieres una evaluación quiropráctica?

Lo más seguro es que gracias a las redes sociales, ya habrás visto muchos videos de personas que están siendo tratadas por los profesionales de la quiropraxia. Pero lo que muchos no saben, que para optar por los tratamientos disponibles, hay que pasar por una evaluación necesaria.

Así que bien, para saber si requieres o no de una evaluación quiropráctica y tener una leve idea de cómo es que esta funciona, te invitamos a que sigas leyendo el artículo y lo descubras. Eso sí, tendrás que quedarte hasta el final para poder entenderlo todo.

Antes de comenzar con la explicación, queremos que sepas unas cuantas señales claras que muchos suelen ignorar pero que son indicativos que la persona requiere de la asistencia quiropráctica. Entre dichas señales se encuentran:

1. dolores de cabeza sin sentido

Se sabe que existe una buena variedad de razones para que nos duela la cabeza, pero entre todas ellas, una causa probable es que allá una desalineación en el cuello o en la columna, lo cual va a provocar dichos dolores.

2. Rango de movimientos limitados

Este es un claro indicio que tu cuerpo está necesitando un ajuste. Bien sea en la parte superior de tu cuerpo o en la parte inferior, todo radica en conocer si tu cuerpo no está teniendo un funcionamiento óptimo a la hora de moverse.

3. Te duelen los músculos y las articulaciones

Si no llevas una vida deportiva no haces algún tipo de actividad física que sea exigente, entonces los dolores musculares y los dolores en las articulaciones no son para nada normales.

4. Las suelas de tus zapatos no se desgastan igual

Terminamos estas señales de qué necesitas un quiropráctico cuando las suelas de tus zapatos se están desgastando de manera desigual. La razón de ello, es que tu cuerpo no se encuentra completamente alineado y se requiere de un ajuste quiropráctico para poder colocar la columna vertebral en su lugar.

¿Cómo funciona la evaluación quiroprática?

La verdad es que no es nada complicado entender el funcionamiento de dicha evaluación. Todo lo que hay que hacer es recordar que existen cinco etapas en las que la persona, junto con su quiropráctico lleva a cabo. La evaluación quiropráctica se hace en todo centro quiropráctico en Barcelona y otras ciudades.

quiropractico realizando ajuste a chica

Así pues, para entender el funcionamiento de la evaluación quiropráctica, tienes que conocer estas 5 etapas.

2.    La observación

  • Esta es la fundamental y la que todo quiropráctico con experiencia y conocimiento debe implementar. Claro que cada profesional lo hará a su manera o haciendo uso de recursos y herramientas especiales. Pero, a fin de cuentas, la observación sigue siendo el objetivo principal.
  • En este punto, lo que hace el quiropráctico es determinar si los movimientos naturales del cuerpo y las diferentes partes de este se hace de manera correcta y sin ningún tipo de limitación o dolor.
  • De igual manera, se toma en cuenta también la postura que adquiere la persona. Para hacer toda esta observación, se utiliza tecnología especializa para así poder medir la postura con mayor precisión.

2. La palpación

  • Después de que todo el primer proceso ha finalizado, se procede a realizar una palpación en la columna vertebral. La idea principal de la palpación es poder sentir mediante las manos colocadas en cierta posición, el movimiento de las articulaciones, así como la textura de la piel en esta zona y el tono muscular que posee la persona.

3. El examen neurológico

  • No cometas el mismo error que muchos comenten de creer que la quiropraxia solo se encuentra limitada a la mejora de las articulaciones y partes del cuerpo en general.
  • Una evaluación quiropráctica también incluye un examen neurológico en el que se determina los reflejos de la persona, así como también ver si tiene la fuerza muscular necesaria.
  • De igual forma, gracias a este examen, se puede saber cómo es la sensación en la piel de la persona y si el equilibrio de este está en buen estado. Esto en gran medida ayuda al quiropráctico a implementar las medidas y las técnicas adecuadas para resolver el o los problemas que tenga.

4. Uso de Myovision

  • En este punto, se produce a un análisis más especializado en el que se utiliza un Myovision o dispositivo similar. Pero como tal, se trata de un escáner computarizado en el que se puede detectar la tensión o la debilidad en el cuerpo.
  • Todo esto es posible gracias a los resultados de las subluxaciones vertebrales musculares que puede o no tener la persona que se está sometiendo a la evaluación quiropráctica. Gracias a la información recabada por este escáner, se puede determinar si tanto la columna vertebral de la persona, así como también su sistema nervioso, están funcionando adecuadamente o si tiene algún tipo de problema que requiere ser corregido.

5. Examen ortopédico

  • El último de los procesos que se lleva a cabo antes de proceder con el tratamiento, es la evaluación ortopédica de la persona. No todos los quiroprácticos hacen uso de ella, pero aun así, es vital para recabar un poco más de información.
  • ¿Recuerdas que te mencionamos que la suela de los zapatos era un indicativo que necesitabas ayuda profesional? Puede ser por esto que está ocurriendo un desbalance y un mal funcionamiento, que está provocando que tanto las articulaciones, así como los músculos y el sistema nervioso no funcionen adecuadamente por una mala postura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*