Cómo mejorar la memoria

como mejorar la memoria

¿Sabes que la memoria representa una de las funciones más importantes del cerebro? A través de ella se sintetizan todas las funciones que están relacionadas con los proceso de enseñanza y aprendizaje.

La importancia de tener buena memoria

Entonces, esta permite retener la información por una parte y recuperarla de forma voluntaria. Es por eso que tiene una utilidad para el ser humano por sus repercusiones en el área académica, temas de trabajo y desde el punto de vista clínico.

Hoy en día no es complicado aplicar estrategias que ayudan al proceso para mejorar la memoria. Estudios científicos están continuamente tratando con el tema y han encontrado alternativas para lidiar con los déficits de memoria.

Claves para mejorar y/o reforzar la memoria

Son muchos los estudios que hacen referencia a la importancia para mantener la memoria activa, por ejemplo científicos de la Universidad de Surrey en Inglaterra señalan que con la meditación ayudamos a la memoria a recordar con porcentajes bastantes altos de eficacia.

Así mismo y el hecho de tener los ojos cerrados por espacios de tiempo mejora de forma positiva la misma. Estos datos fueron publicados por la revista Journal and Criminology Psychology.

Respecto de la meditación, investigaciones recientes llevadas a cabo en la Universidad de California, Estados Unidos, cuentan también que el hecho de meditar ayuda a lidiar con problemas de memoria.

En ese proceso, la Sociedad Mindfulness y Salud señala que con la aplicación de técnicas como el mindfulness se eleva los niveles de retención de información.

¿Qué es el mindfulness?

mindfulness

El mindfulness por su parte consiste en una técnica para aumentar la capacidad de prestar atención en forma consciente, donde la persona retiene la  experiencia del momento con curiosidad y aceptación.

Así mismo, esta práctica conocida también como ‘atención plena’ ha sido utilizada en áreas de salud y psicología y es vista como una forma efectiva de reducir los niveles de ansiedad así como aumentar la autoconciencia.

Por lo tanto, podemos decir que la meditación es una excelente herramienta para ayudar a las personas que pueden estar presentando problemas o déficits de retención de datos.

Otros métodos son los que tienen que ver con pautas nemotécnicas. En este caso si la ambientamos a la persona hacia el uso continuo de estas reglas, se minimiza las dificultades a la hora de que el cerebro a través de la memoria busque información.

Los estudios relacionados con esta técnica las cuales han sido referidas en revistas como Neuron, señalan enfáticamente que la nemotecnia activa varias zonas del cerebro, las cuales son claves en el reconocimiento visual.

De igual manera el poder dormir bien, está señalado  como uno de los mecanismos más efectivos para mejorar la memoria, aparte de los otros beneficios como lo es incrementar la creatividad.

Encontramos también que al apretar el puño derecho e izquierdo  (revista Plos One)  nos ayuda en el proceso de la actividad de la memoria, ya que facilita la recuperación de información que se encuentra archivada ayudando a la retentiva de datos.

Por su parte los sonidos sincronizados y como estrategia de refuerzo, mejora de forma increíble la retentiva con óptimos resultados.

También el hecho de efectuar ejercicios con una intensidad media ayuda a memorizar lo aprendido. En estudios efectuados en Estados Unidos se utilizó el uso de imágenes placenteras aplicadas a sujetos de investigación, incluso también se les sometió a pedalear bicicleta.

Los mismos  reflejaron resultados que demostraron que la liberación de ciertas sustancias como la ‘norepinefrina’, provocó una mejora significante en la memoria.

¿La siesta? factor clave para reforzar la memoria

El dormir la siesta definitivamente mejora la memoria. Si un sueño es reparador durante la noche enriquece nuestra salud y nos permite un estado emocional equilibrado, imagínate el dormir la siesta.

En ese orden de ideas se recomienda descansar la mente al menos durante 20 minutos. Esto contribuye a recordar lo que hemos aprendido. Es bien sabido que durante este reposo se consolida lo aprendido sin siquiera darnos cuenta y lo impórtate es que este beneficio no tiene edad.

El café, el chocolate y la socialización como estrategia de refuerzo de la memoria

Los ingredientes del café por lo general nos hacen sentir más activos, pero también ayudan y colaboran a aumentar la memoria. La cafeína según la revista Nature Neuroscience reduce el olvido.

El chocolate y según estudios realizados por la British Journal of Clinical Pharmacology, han señalado enfáticamente que uno de los principios del  cacao, los flavonoles, están vinculados directamente al desempeño cognitivo.

La razón es que estos flavonoles favorecen la neurogenesis, así como promueven cambios positivos en zonas relacionadas con el aprendizaje y la memoria.

Pero por suerte también la socialización ayuda, así que el establecer relaciones con las demás personas, bien sea familiares, amigos y/o conocidos, contribuye favorablemente. De modo que resulta bueno para la salud mental ya que estimulan el aprendizaje de nuevas cosas.

Los estudios científicos de investigadores australianos demostraron que aquellos participantes, los cuales gozaban de relaciones afectivas con los demás a través de una red social, reflejan un mejor rendimiento.

Si por alguna razón tienes problema a la hora de establecer nuevas amistades, enfócate en pequeños detalles como:

Centra tu esfuerzo en actividades que te encanten, como natación, lectura, asociaciones o grupos de interés. Esto te mantendrá ocupado y pudiendo centrar la atención con personas afines.

Comienza a leer libros de autoayuda profesional para describir el problema, reconocerlo y enfrentarlo.

También puedes buscas apoyo profesional a través de líderes religiosos y centros sociales o de entretenimiento.

Las rehabilitaciones son una buena estrategia

En ese sentido si existen problemas o dificultades con la memoria que afecta las habilidades cognitivas, pudiendo estas ser entrenadas para mejorar el rendimiento.

Existen ejercicios clínicos diseñados exclusivamente para rehabilitar los déficits en esta capacidad cognitiva, donde el cerebro y sus vinculaciones neuronales se pueden hacer más fuertes con el uso de las funciones que dependen de estos.

Si ejercitamos frecuentemente la memoria, las conexiones cerebrales de las estructuras implicadas en esta capacidad se fortalecerán y el rendimiento se notara en buenos resultados.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*