¿Qué cosas no puedes subir según la normativa a un avión?

Antes de realizar algún viaje en avión, resulta preciso asegurarse de comprobar previamente qué cosas puedes o no puedes subir de acuerdo a las normativas de un avión.

Cosas que no se permiten dentro del equipaje al viajar en un avión

Es por eso que a continuación estaremos hablando justamente de esos artículos que no están permitidos en los aviones, tanto dentro de la cabina (en el equipaje de mano) y en la bodega (en el equipaje facturado).

aeropuerto pasaje

De acuerdo a la normativa, se encuentra prohibido subir a un avión sustancias inflamables y explosivos tanto dentro del equipaje de mano como en el de bodega, ya que la presión y la variación de temperatura a lo largo del vuelo, al igual que el movimiento del avión, podrían terminar produciendo ignición en ciertos artículos y/o escapes de líquidos.

Dentro de dichos productos prohibidos se encuentran los explosivos, gases, líquidos inflamables, sustancias reactivas y sólidos inflamables, cigarrillos electrónicos, peróxidos orgánicos y oxidantes, sustancias infecciosas y/o tóxicas, material radiactivo, productos corrosivos, piezas de motor que tuvieran combustible y baterías de litio que no se encuentren dentro de dispositivos electrónicos.

Las normas más estrictas suelen aplicarse igualmente para los líquidos, y conviene señalar que se consideran como líquidos no solo el agua, sino también otras bebidas y productos.

Podemos poner como ejemplo los jarabes, aceites, lociones, perfumes, cremas, champú, gel, desodorante, espuma de afeitar, aerosoles y pintalabios líquidos. Asimismo, es preciso decir que en el equipaje de mano solo se permite llevar menos de diez botellas, cada una de no más de 100 ml, y estando bien empacadas dentro de una bolsa transparente.

De igual manera, hay que señalar que dentro de estos límites descritos existen las siguientes dos excepciones: medicamentos y alimentos lácteos especiales para bebés, aunque en el caso de los medicamentos será posible que lleves la cantidad que requieras a lo largo de todo el viaje.

Debido a razones de seguridad, no podrás subir al avión, especialmente a la cabina, cualquier artículo que pueda suponer un riesgo tanto para la seguridad como para la salud propia y del resto de los pasajeros, aunque varios de estos artículos podrían ser transportados dentro del equipaje facturado.

Ahora bien, los artículos que se encuentran prohibidos consisten en los mencionados a continuación:

  • Armas de fuego o cualquier dispositivo que use proyectiles; en caso de transportar armas, tienes que contar con la autorización correspondiente. Igualmente no puedes subir al avión pistolas de juguete ni armas de imitación las cuales pudieran ser confundidas con auténticas armas.
  • Dispositivos o productos que inmovilicen o aturdan, incluyendo repelentes de animales y aerosoles de pimienta.
  • Objetos que tengan borde cortante y/o punta afilada, incluyendo cuchillas de afeitar abiertas, patines de hielo tijeras con una longitud mayor a 6 cm.
  • Herramientas laborales, por ejemplo, pistolas grapadoras y destornilladores, entre otras.
  • Instrumentos contundentes, incluyendo tacos de billar y palos de golf.
  • Dispositivos y/o sustancias incendiarias o explosivas, como por ejemplo, petardos de juguete o bebidas alcohólicas que cuenten con una graduación volumétrica mayor al 70%.
  • Sustancias tóxicas o químicas.

Cabe mencionar que el personal de seguridad puede negar el acceso al avión a cualquier pasajero que cuente con algún artículo que, pese a no ser considerado como prohibido, pueda suscitar desconfianza.

Ejemplos de objetos prohibidos que no están permitidos al viajar en avión

Aparte de las cosas mencionadas previamente, existen otros objetos que se encuentran prohibidos al viajar en un avión, por lo que no puedes subirlos al momento de realizar un viaje; dichos objetos son los siguientes:

Líquidos inflamables

Como por ejemplo, gasolina, pinturas, gasoil, disolventes, metanol, alcohol, barnices, adhesivos, petróleo y/o aguarrás.

Sustancias reactivas y sólidos inflamables

Incluyendo azufre, cerillas o fósforos, magnesio, películas de celuloide, encendedores de fuegos de artificio o carbón; al igual que cualquier sustancia inflamable en general, ya sean de combustión o auto-reactivas.

Oxidantes

Por ejemplo, cloratos, lejía, abonos y kits de reparación de carrocerías.

Tóxicos

Como podrían serlo los raticidas, dispositivos discapacitadores, vacunas, venenos, insecticidas, pesticidas, herbicidas, virus, bacterias, sangre infectada, arsénico o muestras para diagnóstico.

Radioactivo

Como por ejemplo, aquellos productos farmacéuticos que incluyen isótopos radiactivos.

Corrosivos

Aparatos que incluyan mercurio, ácidos, baterías para automóviles, alcalinos, acumuladores eléctricos o aparatos que se accionan eléctricamente a través de baterías.

Otros artículos

Cigarrillos electrónicos, baterías y pilas de litio al igual que otros artículos peligrosos, como por ejemplo, hielo seco, kits de primeros auxilios, baterías de coche o material ferro-magnético.

avión despegando

Objetos peligrosos varios

Por ejemplo, baterías de litio, material magnetizado, motores de combustible y organismos genéticamente modificados.

Equipaje de mano

De igual manera, cabe señalar ciertos aspectos a tener en cuenta al momento de viajar con equipaje de mano, a fin de evitar cualquier posible inconveniente y hacer el viaje más cómodo.

Para comenzar, comúnmente es posible viajar con una sola maleta dentro de la cabina, aunque existen ciertas compañías aéreas que permiten llevar otro bulto (bolso, ordenador portátil, mochila, etc.). Igualmente, aquellos pasajeros que lo precisen, podrán subir bastones, muletas e incluso cunas de bebés, etc.

Equipaje facturado

Asimismo, cuando del equipaje facturado se trata, existen consideraciones a tomar en cuenta para disfrutar de un mejor viaje y prevenir posible problemas al momento de abordar el avión.

Y es que el transporte del equipaje facturado que se incluye dentro del precio del vuelo posee diversos límites de franquicia según la compañía aérea, la clase de billete y el destino, por lo que conviene consultar a la compañía acerca de dichos límites.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*