Coaatm.es

El mejor sitio web de Articulos

Cosas a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo una rehabilitación de fachada

Cosas a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo una rehabilitación de fachada

Las fachadas se caracterizan por ser las partes más afectadas de los inmuebles debido a que se encuentran expuestas al exterior.

Esa es la razón por la cual resulta bastante común que, mientras caminamos alrededor de las calles, nos encontremos con distintos inmuebles los cuales han sufrido una progresiva degradación a través de grietas, humedades y desconchones.

Dicho deterioro suele ser causado porque las fachadas no cuentan con un mantenimiento apropiado.

Así, cabe decir que los motivos por los cuales se suele tomar la decisión de llevar a cabo la rehabilitación fachadas Barcelona o en la ciudad que sea, normalmente resultan bastante diversos; aunque entre los más comunes destacan, por ejemplo, un gran deterioro de la misma que pudiera poner en riesgo a los viandantes, para reparar por filtraciones de agua o temas estéticos, etc.

Asimismo, también es posible optar por realizar una rehabilitación de fachada con el fin de mejorar su aislamiento térmico, y disminuir los gastos en cuanto al uso de aire acondicionado y calefacción.

En cualquier caso, al momento de rehabilitar fachadas, hay ciertos aspectos que se deben considerar a lo largo de todo el proceso, por eso, en este artículo deseamos enfocarnos en hablar sobre esas cosas a tener en cuenta a la hora de llevar a cabo una rehabilitación de fachada.

¿Qué se debe tener en cuenta al realizar la rehabilitación de una fachada?

Rehabilitar una fachada se trata de una decisión de gran importancia debido a los beneficiosos resultados que puede ofrecer, entre los que se incluyen un considerable ahorro en cuanto al consumo energético del inmueble, al igual que un mayor nivel de comodidad, y una mayor calidad de vida para los residentes.

En cualquier caso, a la hora de llevar a cabo una rehabilitación de fachada, existen varias cosas que se deben tener en cuenta, destacando especialmente las normas que permiten regular las acciones que se realizarán; o dicho de otro modo, el cumplimiento de las reglas de seguridad establecidas para este tipo de obras.

Además de esto, también es importante considerar lo siguiente:

Diagnóstico de las condiciones actuales de la fachada

Para comenzar, lo más apropiado será disponer tanto de la opinión como del apoyo previo de un profesional, independientemente si es un aparejador o un arquitecto, el cual se encargue de valorar las condiciones en las que se encuentra la fachada del inmueble.

Después de esa primera toma de contacto, el profesional debe ser quien se encargue de señalar cada uno de los trabajos que sea preciso realizar, al igual que las distintas actuaciones que tendrá que llevar a cabo el equipo implicado.

Inicio del trabajo de mejora

Después de llevar a cabo un diagnóstico apropiado, será preciso realizar cada una de las mediciones correspondientes alrededor de la fachada que se quiere rehabilitar y al mismo tiempo, asegurarse de preparar toda la documentación técnica indispensable para poder crear y cerrar el presupuesto necesario para la obra.

Este paso resulta esencial, debido a que ofrece la posibilidad de conocer el detalle de toda la inversión económica.

Después de establecer un acuerdo que agrade a ambas partes, es decir, tanto a la comunidad de vecinos como a la empresa de profesionales que se encargaran de llevar a cabo la reforma, será posible solicitar las licencias necesarias, adquirir los materiales correspondientes, y llevar a cabo la obra.

Trámites legales para el comienzo de la obra

Los trámites administrativos destacan por encontrarse entre los aspectos fundamentales a tomar en consideración antes de comenzar a realizar cualquier clase de rehabilitación de fachadas, por lo que será después de haber asegurado cada uno de los permisos necesarios, y de tomar cada una de las medidas de seguridad establecidas por el reglamento, que el equipo profesional contratado para realizar la rehabilitación de la fachada podrá empezar a llevar a cabo la rehabilitación.

Sin embargo, resulta conveniente tomar una precaución especial al momento de asegurarse de contar con todo lo que se necesita, para lograr llevar a cabo la rehabilitación de la fachada en condiciones de trabajo que sean seguras.

En este sentido, además, resulta fundamental que los trámites administrativos que se deben cumplir se encuentren correctamente solicitados, y también presentados.

Todos los proyectos a los que hay que hacer frente en cuanto a la rehabilitación de fachadas son completamente únicos, razón por la cual es responsabilidad de cada empresa el cumplir con los permisos y trámites necesarios.

Andamios y ocupación de la vía pública

Por lo general, al empezar una rehabilitación de fachada, suele ser preciso realizar simultáneamente un proyecto adicional para colocar los andamios.

Asimismo, es importante evaluar el porcentaje de ocupación de la vía pública que se necesita para poder llevar a cabo dicha rehabilitación, debido a que el mismo lleva implícito, por ejemplo, una licencia aparte.

Eficiencia energética y mejoras del edificio

Después de comenzar a realizar el “lavado de cara” de la fachada que se desea rehabilitar, de igual manera será un momento apropiado para empezar a optimizar el comportamiento energético que tiene el inmueble.

En este sentido, las acciones que se deben llevar a cabo abarcan, por ejemplo, la sustitución de los ventanales antiguos y la colocación de ventanas eficientes, al igual que la colocación de aislamientos que sean realmente apropiados, etc.

A través de dichas medidas, se tiene la oportunidad de conseguir un ahorro energético de aproximadamente un 50%, y a la vez, las propiedades que forman parte del inmueble rehabilitado podrán alcanzar una revalorización aproximada de hasta un 5-10%.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*