Vaporizador marihuana para uso medicinal

vaporizador marihuana

Fue a principios de los años 80s, cuando se pensó en el primer vaporizador marihuana, cuando apenas sí se empezaban a conocer las normativas que prohibían el porte y consumo del cannabis.

El uso del vaporizador de marihuana, para efectos medicinales

Por fortuna, en la actualidad estos vaporizadores se fabrican sin problema alguno, siempre y cuando, eso sí, sea para usos medicinales.

Usar un vaporizador marihuana es, quizás, la forma más saludable de consumir esta hierba. Según sea el modelo del artefacto, se puede consumir como hierba o, bien, como aceite.

Es necesario pulverizar la marihuana seca, utilizando un triturador de marihuana para, luego, calentarla sin que se llegue al punto de combustión.

Entonces, cuando se llegue a los 185° C, los cannabinoides se vaporizan, libres de toxinas perjudiciales. Al inhalar ese vapor, ingresa a los alvéolos de los pulmones para, luego, ingresar al torrente sanguíneo.

Aclaremos, de paso, que el mismo proceso se puede llevar a cabo con otras plantas medicinales, bien sea inhalando el vapor o en sesiones de medicina alternativa de aromaterapia.

Entonces, el uso medicinal del vaporizador es posible, gracias a que este dispositivo elimina, en la mayoría de los casos, la emisión y la asimilación de los sub-productos nocivos de la marihuana, como es el caso de algunos hidrocarburos, el alquitrán, el hollín y muchas otras toxinas.

Los beneficios medicinales de la inhalación de la marihuana, se notan al día siguiente de una larga sesión de vaporizado, dado que ya no existe en el cuerpo (cerebro) esa sensación de pesadez, propia del consumo de la cannabis. Esa sensación que, justo es decirlo, se acompaña de una especie de opresión en la cabeza, se suele llamar “resaca” en España.

Otras consideraciones sobre el vaporizador marihuana

El sabor es limpio y agradable, al tiempo que el olor es casi que imperceptible, por lo que es posible fumar marihuana (con propósitos medicinales) de manera discreta, de tal forma de nadie se percate de ello.

En lo que respecta, esta vez, a la economía (el bolsillo personal), es preciso tener en cuenta que el vaporizador puede reducir, hasta en un 75%, el gasto de cannabis.

Lo que recomiendan los médicos, es usar el vaporizador inhalando lentamente. Es preciso, además, conservar el vapor en la boca, por unos 5 o 6 segundos para, luego, liberarlo de a pocos.

Aclaremos que, en ciertos modelos de vaporizadores, el vapor mismo se debe inhalar de manera directa, por lo que el movimiento del aire puede generar una oscilación en la temperatura.

Entre los usos medicinales de la marihuana, mediante el vaporizador de la misma, tenemos que es indicado para evitar las náuseas, la falta recurrente de apetito y para abandonar, definitivamente, el tabaquismo, que es muchísimo más nocivo para la salud que fumar marihuana de la forma tradicional, que sigue siendo prohibida por la inmensa mayoría de las legislaciones del mundo.

En fin y a todas estas, digamos que el vaporizador marihuana sirve, además, para inhalar el vapor de algunas plantas medicinales, como es el caso del eucalipto, el tomillo, la lavanda, la salvia y demás. Se trata, definitivamente, de una estupenda opción medicinal.

También te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*